↑ Blog

Artesanas textiles bolivianas lideran el cambio de sus comunidades

Kurmi artesanía boliviana

Las mujeres indígenas de origen quechua y aymara son de temperamento introvertido, pero expresan su alegría a través de vestimentas de colores llamativos. El otro aspecto de la región Altoandina, en los alrededores de la península de Copacabana junto al Lago Titicaca, el 72% de la población vive por debajo del umbral de pobreza. El 46% son mujeres (*). La zona, además, preocupa por el creciente nivel de contaminación medioambiental. En este contexto nació Kurmi.

¡ERES MARAVILLOS@! 💜
Gracias por transmitir el amor por nuestra cultura, por ser guardián de nuestras tradiciones, por…

Publicada por KURMI Artesanías del Titikaka en Viernes, 19 de marzo de 2021

 

Gracias a los talleres de técnicas textiles, estas mujeres han alcanzado en su producción estándares de calidad para la comercialización nacional e internacional. De hecho, ya han accedido a esas oportunidades de trabajo que tanto demandan para avanzar. Así, no se verán obligadas a trasladarse a las ciudades, donde sufrirían marginación y les sería más difícil integrarse dentro del circuito laboral. Ya han sido creadas 65 fuentes de empleo para ellas.

Unos certificados acreditan su capacitación

Pero sobre todo son ellas mismas las que demuestran su “empoderamiento”: que son independientes y responsables en la toma de sus decisiones; que tienen objetivos de crecimiento personal y profesional. Percibir un salario les permite continuar con un estilo de vida auténtico, sin estar sometidas a decisiones ajenas.

Rosa Canllagua, una de las artesanas, contaba su experiencia al poco de terminar la formación: “Dese pequeña mi mamá me enseñó a tejer. Con CODESPA me animé porque hemos confeccionado y vendido varios artículos gracias a la formación. Tenemos que seguir trabajando para que lleguen más pedidos”. Del mismo modo, Susana Ramos decía: “Con 12 años ya tejía y por eso me animé a entrar en el proyecto. Estoy aprendiendo mucho y vamos a seguir haciéndolo porque CODESPA nos ayuda. De la artesanía vivimos”.

“Con 12 años ya tejía y por eso me animé a entrar en el proyecto. Estoy aprendiendo mucho y vamos a seguir haciéndolo porque CODESPA nos ayuda. De la artesanía vivimos”HAZ CLICK PARA TWITTEAR

Todas ellas han creado y diseñado una marca bajo el nombre “Kurmi”, que en idioma aymara significa “arcoíris”. La denominación de origen del Lago Titicaca es uno de los aspectos que impulsan la comercialización. El proyecto ha abierto mercados porque ha conseguido, entre otras cosas, alianzas con las tiendas de Copacabana. Entre otras, a través de la conexión con la empresa social AYNI DESIGN, esencial para establecer los primeros contactos con el sector privado. Más recientemente, la marca española Lacambra añadió a sus diseños artesanías de Kurmi.

Una gran oportunidad

El turismo en la zona del Lago Titicaca es una oportunidad. Es ahí donde, a través de la ropa local hecha a mano, con un alto grado de interés por parte de los visitantes, pueden demostrar sus habilidades. Existía un nicho idóneo para ellas, y nuestros equipos en Bolivia y España siguen buscando posibles compradores dentro del sector privado. De esta forma, se promueve su estabilidad actual y futura.

Este proyecto de formación y emprendimiento ya ha alcanzado a más de 500 mujeres indígenas de entre 25 y 40 años. El proyecto sigue creciendo año tras año, gracias a nuevas donaciones, y conlleva muchas ganancias para la zona:

  • Escaparate del patrimonio textil en la región del Lago Titicaca, desarrollando suministros competitivos con la demanda de mercado para estos productos, así como trabajar hacia la inclusión de la mujer indígena en el mercado laboral.
  • Enseñanza profesional con alta calidad y certificación de las capacidades en artesanía para las 500 mujeres.
  • Desarrollar un mercado para la artesanía de la ropa desde la región del Lago Titicaca, consolidando la existente red de trabajo y empleabilidad de las mujeres que viven en la pobreza.
  • Mejorar el patrimonio cultural de las comunidades rurales de la región Altoandina para evitar su pérdida.
  • Fortalecer y certificar las capacidades de las mujeres que trabajan en la producción de ropa a mano. Ellas saben tejer, pero no tienen documentos para acreditarlo en un hipotético empleo.
  • Comercializar la producción de textil de las asociaciones de artesanía. Alcanzar los estándares de calidad requeridos en el mercado nacional e internacional.

Si quieres ayudar a estas artesanas, es muy fácil: puedes aportarles mucho más de lo que crees.

* Datos de la Autoridad Binacional Autónoma del Sistema Hídrico del Lago Titicaca (ALT) en 2018.