↑ Blog

¿Cómo diseñamos y creamos bancos de semillas para luchar contra el hambre?

¿Cómo diseñamos y creamos bancos de semillas para luchar contra el hambre?

Desde 2010 comenzamos a trabajar en las zonas rurales de Angola, con un único objetivo, poder ayudar a las poblaciones más vulnerables. Nuestros proyectos comenzaron en Huambo y Bié, en zonas rurales que todavía no han sido capaces de recuperarse de la guerra más larga de África.

¿Por qué desarrollamos bancos de semillas en Angola?

Angola cuenta con uno de los niveles de pobreza y vulnerabilidad más altos del mundo, ocupando el puesto 149 de 187, tal y como recoge el Informe de Desarrollo Humano de 2014.

Y esto es a pesar de su alto nivel de crecimiento económico en los últimos años. En Angola, todavía hoy los indicadores de pobreza en el país son preocupantes: el hambre, la pobreza, y el analfabetismo tiene cifras alarmantes. Así por ejemplo, Angola ha pasado de la categoría de hambre extremadamente alarmante en 1990 a alarmante en 2015. El 27,4% de la población está actualmente en situación de subnutrición, más de la mitad de la población (54,3%) vive con menos de 1,25 USD/día, y su tasa de analfabetismo ronda el 30% de la población.

Las provincias de Huambo y Bié, donde desarrollamos nuestros proyectos, se encuentra en una situación de inseguridad alimentaria permanente. El 47,5% de la población sufre una situación de inseguridad alimentaria grave.

Al 49% de las familias la cosecha les dura un periodo menor a tres meses. ¿Y luego cómo hacer frente al hambre?Haz click para twittear

7 pasos para crear un banco de semillas

El objetivo de los bancos de semillas es simple: dar acceso, en la modalidad de crédito en especie, a las semillas de calidad reembolsadas por los multiplicadores o generadas a partir de tierras colectivas a los productores, para asegurar la seguridad alimentaria de las familias. Y a pesar de que siempre han sido una herramienta eficiente en la lucha contra el hambre, solo han sido una solución temporal.

Desde CODESPA, y con estos 7 pasos, quisimos cambiarlo. Debían ser auto sostenibles, para que las comunidades tuvieran una fuente de semillas de calidad continua y obtener unos pequeños ingresos que les permitieran llevar a sus hijos a las escuelas y mejorar sus condiciones de vida:

1. Definición del modelo y operativa interna

Una cuestión importante a la hora de implantar un banco de semillas es validar el modelo de banco junto de los miembros de las cooperativas. No todos los bancos de semillas tienen que tener los mismos objetivos, las mismas estructuras de gestión, las mismas sanciones ni los mismos intereses de devolución. En estas reuniones se deben establecer los estatutos, elegir los técnicos que gestionarán el banco de semillas, así como los libros de control y seguimiento.

En nuestro caso, también establecimos el formato de crédito en especie, por cada 1kg prestado, se devolvían 2kg de semillas.

2. Elección del lugar

El banco de semillas necesita un espacio físico básico para albergar una mesa y silla, un pequeño archivador con los libros y los diferentes barriles para el almacenamiento de las semillas.

El ideal será un lugar que mantenga una temperatura fresca (estructura de adobe con techo de paja o chapa) y una localización cercana a la comunidad tanto para simplificar los desplazamientos como para garantizar la seguridad.

3. Proceso de formación de los técnicos

La formación de los técnicos es fundamental para el éxito del modelo. Son necesarios tres perfiles. Coordinador del banco de semillas, su cometido es mantener actualizados los registros de entrega y devolución de semillas, así como gestionar la venta de los excedentes y gestionar los ingresos que estos puedan generar. Técnico de semillas y su labor debe ser la de formar a otros y garantizar la calidad de las semillas devueltas. Y por último el técnico de almacenamiento, su labor es la de garantizar el buen almacenamiento de las semillas asegurando que estas no estén infectadas, ni alberguen suciedad o insectos.

4. Entrega de semillas

La entrega de las semillas al banco de semillas debe realizarse en base a un contrato que garantice el buen uso de las mismas y que establezcan los términos de entrega y acuerdos entre la ONGD y el banco de semillas.

Es importante trasmitir desde el principio cuáles son las normas y las sanciones a las que están sujetos tanto los multiplicadores como los campesinos y que estos asuman sus compromisos de manera pública y que todo ello quede registrado en los “Estatutos del banco de semillas”.

5. Seguimiento de los cultivos

La formación y educación para la lucha contra el hambre

Durante la fase de cultivo es fundamental el papel de la ONG, formando al técnico de semillas del banco, que será los ojos y los oídos de la ONG en el terreno. Este apoyo se debe materializar en un acompañamiento permanente en sus funciones en los campos de cultivo de los multiplicadores para detectar cualquier problema que surja.

Esta se podría decir que es una fase crucial. La ONG debe tener una implicación máxima ya que surgirán cientos de problemas, que variarán entre las mismas comunidades. Debemos trabajar para no solo ser capaces de reaccionar ante posibles problemas que puedan surgir en los mismas comunidades y apoyar a los pequeños productores, sino para también poder establecer los casos de fuerza mayor que impidan la devolución de las semillas.

6. Devolución de semillas y análisis del grano

Otro de los momentos clave de los bancos de semillas son las asambleas de devolución de semillas. De la misma forma que en la asamblea de entrega, deberá realizarse con el mayor número de miembros posibles y de manera pública, para que el control y la presión de la comunidad ejerzan un peso en los deudores de las semillas.

El proceso de devolución deberá realizarse después de cada fase de cosecha del cultivo.

7. Almacenamiento de semillas

El proceso de almacenamiento dentro de los bancos de semillas debe ser estricto y debe garantizar que todas las semillas son almacenadas de forma diferenciada, en las condiciones idóneas de humedad y en un estado de limpieza suficiente. Con la tecnología de bajo coste que introdujimos desde CODESPA, este almacenamiento era posible, de una forma sencilla y económica.

Esperamos haber sido capaces de acercarte parte de nuestro trabajo en Angola, que tanto nos apasiona, de una forma sencilla. No dudes en contactar con nosotros para cualquier pregunta y te invitamos a que conozcas más sobre estos proyectos de seguridad y soberanía alimentaria, en la publicación: Desarrollo del mercado rural de semillas de calidad para productores pobres.