↑ Blog

Ferrán Gelis Escala, responsable de CODESPA en Ecuador: “Lo que realmente necesita la gente es un trabajo digno”.

Ferrán Gelis Escala

Cuando Ferrán empezó a estudiar Ingeniería Industrial en la Universidad Politécnica de Catalunya, no entraba en sus planes la cooperación internacional. Evidentemente, tampoco pensaba en Ecuador, país del que años después haría su hogar; donde formaría una familia y desarrollaría su carrera. En los últimos años de universidad, sin embargo, le llamó la atención ese sector, y decidió cursar un máster en microfinanzas y desarrollo. Hoy tenemos la fortuna de contar en nuestro equipo con un magnífico profesional, al que agradecemos tantas buenas decisiones: Ferrán Gelis Escala. CODESPA empezó a trabajar en Ecuador en 1987. De nuestros 35 años de historia en ese país, la mitad más reciente ha estado en sus manos.

¿Cuál fue tu camino hasta llegar a Ecuador?

Mi historia con CODESPA empieza en 2003, cuando entro como voluntario en Cataluña para después irme durante un año a Ecuador con una beca del ICEX. Cuando regresé, y después de algún tiempo trabajando en el sector privado, CODESPA me brindó la oportunidad de ser el coordinador de proyectos en Cataluña. Después de dos años empapándome de toda la labor internacional, en 2006 decido aceptar el puesto de delegado en República Dominicana. Sabía que era una gran responsabilidad, pero estaba preparado para dar el salto. Tras dos apasionantes años, decido hacer las maletas rumbo a Ecuador, para desempeñar la misma labor. Y aquí sigo desde entonces.

¿Cuál es el primer paso para empezar un proyecto?

Siempre empezamos identificando los actores principales. Por un lado, las prioridades y requisitos de las empresas financiadoras; y por otro, las necesidades y expectativas de las comunidades. Lo complicado es conseguir que todo encaje. Teniendo en cuenta que nosotros trabajamos en unas líneas específicas, tampoco podemos abarcar todas las necesidades.

¿Cómo os reciben las comunidades la primera vez que os conocen?

Depende mucho de sus experiencias previas, porque no toda la cooperación en la zona ha sido buena. Concretamente en Ecuador los grupos étnicos también son un factor importante, porque las comunidades que viven en la costa son más confiadas que la población indígena de la sierra. Al margen de ello, el recibimiento siempre ha sido bueno.

¿En qué zonas de Ecuador trabaja CODESPA?

Excepto en las Islas Galápagos, hemos trabajado en todas las provincias del país al menos una vez. Ecuador es un país pequeño que se divide en tres zonas: Amazonía, sierra y costa. Y durante los últimos años, siguiendo el modelo de la cooperación española, nos hemos centrado en la zona norte de la Amazonía y costa, y en toda la sierra.

¿Cuál es el principal cambio que viven los beneficiarios?

Problemas hay muchos: violencia de género, enfermedades, desnutrición… pero lo que realmente necesita la gente es un trabajo digno. Por eso buscamos en el trabajo el mayor impacto. Al final, cuando una persona recibe formación laboral logra no solo aumentar su capacidad de producción, sino también otros beneficios imperceptibles como mejorar su autoestima y sus expectativas de vida.

¿Cuál piensas que es la señal de identidad de nuestra ONG?

Al ser especialistas en desarrollo económico, ejecutamos directamente los proyectos con metodologías propias adaptadas; siempre intentando cerrar el círculo de: formación, acceso a mercado y financiación. Todos los proyectos van en esa línea, por eso sabemos lo que hacemos. También porque tenemos gente a pie de campo acompañando todo el proceso. Esto permite crear una red de contactos con la experiencia de muchos años. Para mí, CODESPA es una gran organización con un gran trabajo; que logra generar cambios en las personas y permite nuevamente desarrollarme como profesional y como persona. Gracias a CODESPA, trabajo en lo que me apasiona.

Lee la entrevista completa en nuestra memoria 2020.

 

También te puede interesar

Inclusión de productores ecuatorianos de caña de azúcar en el mercado.