↑ Blog

Impulsamos el acceso a agua a comunidades en situación de vulnerabilidad en Filipinas

Impulsamos el acceso a agua a comunidades vulnerables en Filipinas

La municipalidad de Esperanza, con un total de 47 barangays y 54.801 habitantes aproximadamente, cuenta con alrededor de 20 comunidades de carácter remoto con acceso a agua a través de pozos abiertos o pozos de escasa profundidad. Tal es el caso de la comunidad de Kahusayan, en barangay Oro, cuyas 64 familias acceden al agua a través de pozos alejados de sus hogares que no proporcionan agua segura para el consumo humano. Las mujeres deben caminar más de 3 kilómetros para obtener agua y bajan al río para lavar. El número de niños infectados con parásitos ha incrementado debido a las deficientes condiciones de higiene ambientales y personales, según indican las trabajadoras rurales de la salud, así como los casos de malnutrición infantil que sitúan a la población de barangay Oro entre las comunidades con mayor índice del municipio.

Sin embargo, pese a esto, el gobierno local apenas ha estado asignando partidas presupuestarias en el sector de agua y saneamiento. Tan solo un 1% de sus presupuestos anuales entre 2016-2018 han sido destinados a cubrir dichas necesidades. Los presupuestos locales para desarrollo son además asignados en proporción a su capacidad de recaudación por lo que son las comunidades más pobres las que reciben menos fondos para iniciativas de carácter socioeconómico.

Pero, a pesar de la distancia y de carecer de caminos adecuados, la construcción del sistema de agua acaba de empezar gracias a la colaboración de vecinos y líderes locales que han participado de forma activa en la planificación e implementación de un proyecto liderado por CODESPA, con el apoyo de Fundación Netri. El objetivo de este proyecto es proveer de agua potable a 108 hogares de dos comunidades remotas de barangay Oro. Para ello, contamos con la participación activa de 48 miembros de KOIFA, organización de la sociedad civil conformada por vecinos de la comunidad de Kahusayan que se han agrupado para asumir la gestión y cuidado del sistema de agua.

Se han formado grupos de apoyo y seguimiento para las diferentes fases del proyecto que van desde la localización de la fuente de agua, hasta la realización de pruebas de cantidad y calidad del agua, la plantación de árboles para la conservación y protección de la fuente de agua, la participación en la entrega de los materiales para la construcción y en la planificación de los pasos a seguir. Desde CODESPA promovemos la participación de la comunidad en las distintas fases del proyecto, incluido el proceso de la toma de decisiones para fomentar que sean ellos los protagonistas de los proyectos.

El proyecto ha optado así por una fuerte estrategia de base comunitaria para garantizar el acceso a agua potable por parte de comunidades tradicionalmente desatendidas y con deficientes servicios básicos de agua y saneamiento. Desde la fase de identificación y formulación del proyecto a la futura gestión del sistema que recaerá sobre una organización civil de usuarios del agua. Los miembros de la organización KOIFA están participando en una serie de talleres y formaciones organizadas desde CODESPA para fortalecer su capacidad organizativa y técnica. Les estamos apoyando en establecer el método de medición de la calidad del agua así como en el desarrollo de un pequeño plan de negocios para garantizar la financiación y el mantenimiento del sistema del agua.

Esta iniciativa ha generado, según Marlo M. Soriente, vecino de Kahusayan, “el desarrollo de ideas innovadoras para alcanzar los objetivos del proyecto tales como la participación de la comunidad en el monitoreo y evaluación de los materiales de construcción y su entrega, despertando un sentimiento de voluntarismo en el que predomina el bien común” y ha logrado poner en la agenda municipal la persistente necesidad y anhelo de la comunidad de contar con un servicio digno de agua potable.


Comentarios