↑ Blog

Hamly Ocampo: “Ahora sé que puedo seguir adelante”

Hamly Ocampo: “Ahora sé que puedo seguir adelante”

Hamly Ocampo es una joven de 29 años que vive en Cusco, Perú. Es una mujer emprendedora, muy trabajadora, madre soltera de dos niños, que vio en el proyecto de CODESPA la oportunidad de poder mejorar las condiciones de vida de su familia. Hamly vive en una zona donde las principales actividades económicas son la agricultura y la ganadería que gracias a las condiciones climáticas, geográficas e hídricas, se ven favorecidas. Otras actividades económicas son el comercio, la manufactura, la construcción, y principalmente el turismo.

El turismo es una de las actividades económicas que se está incrementando gracias al potencial de recursos turísticos naturales y culturales existentes. Los principales destinos turísticos son Machu Picchu y en los últimos años el Valle Sagrado, este último ha dejado de ser un lugar de paso a la ciudad inca para convertirse en un lugar de llegada para los turistas generando con ello un impacto económico en las ciudades de paso. De esta manera, la actividad turística se sitúa como una actividad importante para el desarrollo económico y social en el ámbito de intervención debido a su potencial gastronómico, costumbrista, de manifestaciones culturales, artesanías, entre otros.

Algunas provincias de la región de Cusco llegan a tener índices de pobreza superiores al 80% de la población

En el caso de Hamly, tenía un pequeño puesto en el mercado que no le daba suficientes ingresos para poder vivir de una manera digna: “Me dedico a la venta de ceviche y pescado desde hace dos años. Me enteré del proyecto ya que repartían folletos por la calle. Fui a la oficina de CODESPA y me apunté. Me interesó mucho porque se trataba de darnos capacitación para mejorar nuestros negocios y así poder tener más ingresos. Me ayudaban también a crecer como persona”.

Gracias a la formación y su trabajo, saldrá de la pobreza

A través de este proyecto, desde CODESPA apostamos por ayudar a los beneficiarios a tener un negocio que les permita beneficiarse del turismo de la zona. Para ello, trabajamos en diferentes fases y sectores (alojamientos, restaurantes, cafeterías, kioscos, bodegas, guías locales, comercio de textiles y artesanías, etc) . Primero lanzamos una convocatoria para que puedan presentarse diferentes beneficiarios que tengan ya un pequeño negocio o una idea para implementarla. Hacemos una selección de 375 beneficiarios a los que les ofrecemos una capacitación que les ayuda a mejorar la gestión de sus negocios. En palabras de Hamly: “Antes yo no tenía conocimiento sobre muchas cosas. Con el proyecto me capacitaron, aprendí a sacar mis puntos de equilibrios, a medir el variable. Gané experiencia también en cómo atender a mis clientes.”

Una vez que hemos concluido la capacitación, lanzamos un concurso de planes de negocio o planes de mejora entre los que hacemos una selección y les ayudamos a implantarlos. Es el caso de Hamly que, gracias al proyecto ha podido abrir un restaurante.

“Gracias a las capacitaciones que tuve, abrí el restaurante en mayo. Antes tenía un pequeño puesto en el mercado. Vendía como ambulante, a la intemperie. Con el viento se me contaminaban los alimentos. Ahora, gracias al restaurante, ya no tengo esa contaminación, les puedo dar mejor servicio a los clientes y puedo tener más ingresos. Mi vida ha cambiado desde que he empezado a formar parte del proyecto. Gané experiencia, confianza en mi misma, aprender a saber cuáles son las prioridades en el negocio. Me siento muy feliz, muy contenta, vendo mucho más. Ahora sé que puedo seguir adelante, que tengo que seguir siendo persistente para lograr mis metas. No quedarme atrás y así poder tener más ingresos para mi familia. Antes dudaba de mi misma; ahora no, sé que tengo todas las aptitudes para seguir adelante para lograr un futuro mejor.