↑ Blog

Fundación Carmen Gandarias se une a la lucha contra el hambre en Angola

Fundación Carmen Gandarias se une a la lucha contra el hambre en Angola

Angola se encuentra en un proceso de consolidación de la paz y de reconstrucción nacional. Aunque es uno de los países del continente con mayor potencial de crecimiento económico (en el período de 2002 a 2011 creció una media del 11,6%), depende de la importación de alimentos (80% de las necesidades alimentarias se importan), el 77% de su población está en situación de pobreza, la tasa de mortalidad infantil es una de las más altas del mundo (aproximadamente 220 niños muertos por cada 1000 nacimientos) y 3.2 millones de personas, 14% de su población, está en situación de subnutrición.

El problema de la inseguridad alimentaria, aunque ha disminuido desde la década de los 90, es más grave en los entornos rurales, donde reside el 60% de la población que vive en situación de pobreza. Niños, mujeres y campesinos dedicados en su mayoría a la agricultura de subsistencia, aún enfrentan problemas de disponibilidad, acceso y estabilidad de alimentos, lo que, a su vez, limita las posibilidades de desarrollo de sus comunidades en el largo plazo.

La mayoría de los campesinos utiliza semillas remanentes de la cosecha anterior, bien porque no existen semillas de mejor calidad o bien porque carecen de ingresos para adquirirlas de importación. El rendimiento de la tierra en tales condiciones es menor, y esto redunda en cosechas menores, en menos disponibilidad de alimentos para el consumo y menor renta familiar.

Por otro lado, al cultivar solamente maíz y patatas, la dieta de las familias es pobre en proteínas y en nutrientes, lo que genera una salud física precaria y condiciones latentes de inseguridad alimentaria.

En CODESPA trabajamos desde 2010 para mejorar la productividad de las cosechas y aumentar el alimento disponible para las familias. Durante este tiempo nuestra estrategia se ha basado en :

  1. Multiplicación de semillas mejoradas mediante la formación de los agricultores y el fortalecimiento de cooperativas y organizaciones agrarias.
  2. Sistema de almacenamiento de bajo costo, es decir, bidones que permiten guardar el grano durante un tiempo indeterminado sin pérdidas de cosecha.
  3. Escuelas de campo para llevar a la práctica las mejoras agrícolas.

La soja, un alimento nutritivo para las familias

Con este nuevo apoyo de la Fundación Carmen Gandarias estamos promoviendo el consumo de soja entre las familias campesinas más afectadas por la inseguridad alimentaria.

Nuestro objetivo es incorporar la soja y sus productos derivados (leche, patata y harina de soja), en la dieta de las familias para lograr un balance equilibrado de nutrientes. La soja contiene una gran cantidad de minerales como fósforo, calcio, magnesio, hierro y cobre pero sobre todo es una de las fuentes más ricas en leticina (sustancia que ayuda la asimilación de las vitaminas). Por tanto, se trata de un cultivo que contribuye de manera especial en la mejora de la nutrición y en la salud de la infancia.

¿Cómo mejoramos la seguridad alimentaria en Angola ?

La colaboración de la Fundación Carmen Gandarias está siendo fundamental para poder realizar las tareas necesarias para la formación y sensibilización de las familias campesinas.

Nuestra estrategia consiste en:

  • Mejorar la calidad de las semillas de soja para mejorar la productividad de los cultivos, contando así con más comida para las familias, y evitando que los niños puedan pasar hambre durante las épocas de la cosecha.
  • Sensibilizar a las familias para que integren la soja en su dieta a través de talleres de cocina y formaciones a los campesinos.

Si tú también quieres colaborar con este proyecto, puedes acompañarnos en nuestro concierto el próximo jueves 18 de mayo en la Escuela de Música Reina Sofia: > compra tu entrada.

Dona FILA 0: ES42 0049 5232 82 2110011878