↑ Blog

El agua potable ya llega a las familias de Kahusayan, en Filipinas

El agua potable ya llega a las familias de Kahusayan, en Filipinas

Garantizar la disponibilidad de agua, su gestión sostenible y el saneamiento para todos es el objetivo número seis que se plantea en los Objetivos de Desarrollo Sostenible. El agua libre de impurezas y accesible para todos es parte esencial del mundo en que queremos vivir. La mala calidad del agua y un saneamiento inadecuado influye en la seguridad alimentaria de las personas.

Junto a Fundación Netri, estamos desarrollando un proyecto en Filipinas que promueve este Objetivo de Desarrollo Sostenible. Estamos mejorando el acceso a agua potable y saneamiento básico de 54 familias en Barangay Oro, una comunidad rural situada en la provincia de Agusán del Sur.

Tras dos meses de construcción del sistema de acceso de agua potable, en colaboración con los gobiernos locales, se ha hecho entrega de este sistema a la comunidad de Kahusayan y a la organización de la sociedad civil KOIFA. Esta organización está formada por vecinos de esta comunidad que serán los encargados de asumir la gestión y cuidado del sistema de agua.

Organizamos un evento para celebrar que llega agua potable a las comunidades

Una fila de estudiantes de la escuela primaria de Kahusayan reciben a los invitados en la inauguración y acto de entrega del nuevo sistema de la comunidad. Es un día de fiesta para todos los miembros de la comunidad ya que, por fin, van a tener acceso a agua potable. La comunidad está situada en la zona más elevada de Barangay Oro, lejos del río Agusán al que se llega por un camino de tierra por el que, incluso los transportistas locales dudan en acceder por ser un camino que suele estar embarrado. Durante años, las 54 familias residentes en Kahusayan han accedido a agua a través de pozas de poca profundidad cuya agua era de baja calidad y limpieza. Esto les causaba enfermedades intestinales, principalmente, a los niños.

Con la colaboración de los gobiernos locales, así como de la participación de los vecinos de la comunidad, Kahusayan tiene, al fin, acceso a agua limpia proveniente de aguas subterráneas de gran profundidad y que se distribuye a través de fuentes comunales situadas en distintos puntos de la comunidad. Esto hace posible el acceso a agua de las 54 familias que antes tenían que desplazarse a otras comunidades y extraer el agua de las pozas para luego cargarla hasta sus hogares.

El sistema de agua implantado cuenta, además, con un sistema de cloración que asegura la calidad del agua para su uso. Y, se ha formado en el uso de este sistema, a los miembros de la organización KOIFA, responsables de su gestión.

El derecho de acceso a agua potable, salud e higiene, ha sido una de las necesidades priorizadas por los propios miembros de la comunidad de barangay Oro. Son ellos los que han decidido, a través de sus organizaciones civiles y procesos participativos, cuáles son sus prioridades para conseguir unas mejores condiciones de vida.

En este acto de entrega, los líderes de la organización KOIFA y de la comunidad de Kahusayan recibieron, de forma simbólica, una llave que representa la llegada del agua potable a su comunidad, así como la responsabilidad de la gestión y cuidado de las fuentes de agua. Su cuidado y consumo responsable permitirá que el acceso a agua potable llegue también a las próximas generaciones, garantizando la sostenibilidad del agua y la mejora de la salud y nutrición de los habitantes de esta aldea. Los niños de la comunidad están felices porque ellos también han recibido unos kits que garantizan la higiene básica de 100 niños de la escuela de educación primaria de Kahusayan.

El 28 de julio de 2010, la Asamblea General de las Naciones Unidas, reconoció explícitamente el derecho humano al agua y saneamiento, reafirmando que un agua potable limpia y el saneamiento son esenciales para la realización de todos los derechos humanos. Pero, la realidad es que, en el mundo, todavía 2 100 millones de personas carecen de acceso a agua potable. En CODESPA trabajamos para cambiar esta realidad y dar apoyo en el acceso a agua potable y saneamiento a las comunidades más vulnerables. Dona.