↑ Blog

Emely y su resiliencia frente a los desastres naturales en Filipinas

Emely y su resiliencia frente a los desastres naturales en Filipinas

Nuestra protagonista de hoy es Emely, una mujer que vive en Brgy Cubo en la municipalidad de Esperanza en Agusan del Sur, en Filipinas. Casada y con un hijo de 15 años, amanece todos los días con las ganas de poder ofrecer un futuro mejor a su familia. Y en ello está trabajando.

La municipalidad de Esperanza es una zona que, actualmente, sufre inundaciones. Un lugar donde convergen distintos ríos y en el que las lluvias están siendo más frecuentes en los últimos años. Una zona en la que, agricultores como Emely, ven como tanto las fuertes inundaciones como los períodos de sequía, hacen que no puedan contar con una producción de alimentos constante, teniendo que hacer frente a imprevistos constantemente.

Sequías e inundaciones golpean a Emely y su familia

A lo largo de 2016, Emely y sus vecinos sufrieron un fuerte periodo de sequía, retrasando su periodo de cultivo y causándoles importantes pérdidas económicas. Son semillas que no pueden ser cultivadas y cosechas que no pueden florecer, por lo que no pueden obtener ingresos en este periodo. Pasó la sequía y llegaron unas fuertes lluvias, causando inundaciones que afectaron también a los cultivos, principalmente, de arroz y maíz.

Cuando hay una situación de crisis como una inundación, las familias más vulnerables como la de Emely no tienen garantizado el acceso a servicios básicos como infraestructuras, agua y saneamiento. Aunque la normativa nacional de gestión de riesgos de desastres prevé una serie de protocolos y acciones para la respuesta a estos fenómenos climáticos, la realidad es que en las zonas más vulnerables, esto no llega, dejando desprotegidas a las familias más necesitadas. Pierden sus cosechas pero también ven cómo se vulneran sus derechos básicos, no pudiendo acceder a agua potable o no pudiendo ofrecer una educación a sus hijos. Familias enteras viven con una economía de subsistencia, sin poder acceder a una alimentación básica.

Emely nos cuenta cómo tiene dificultades económicas sobre todo en época de fuertes lluvias ya que parte de su terreno se ve afectado por las inundaciones, sufriendo importantes pérdidas en sus cultivos, lo que perpetúa su situación de pobreza. Por un lado, en los meses de enero y febrero llegan las inundaciones y, por otro lado, en los meses de agosto y septiembre no puede cosechar debido a la sequía.

Con el fin de cambiar esta situación, hemos puesto en marcha un proyecto que logre que familias como la de Emely puedan recuperarse económicamente tras las inundaciones, así como que puedan acceder a servicios básicos que atiendan las necesidades de la comunidad.

¿Cómo está cambiando su vida?

Sequías e inundaciones golpean a Emely y su familia

Estamos fomentando el desarrollo de la producción de verduras como un medio de vida alternativo. De esta forma, pueden disponer de unos beneficios adicionales que les permite ahorrar para aquellas épocas que no puedan cosechar o tengas pérdidas ya que sea por las inundaciones o por las cosechas. Emely ve que esto les permite, por un lado, mejorar su seguridad alimentaria ya que pueden consumir estas verduras y, por otro lado, estar mejor preparados ante la gestión de los desastres naturales ya que obtienen unos ingresos adicionales de la venta de excedentes.

Además, Emely y sus compañeros del gobierno local, están recibiendo formación en los planes de protocolo, de contingencia y sistemas de alerta para que cuando ocurra un desastre natural sepan cómo tienen que actuar y así también puedan ayudar a su comunidad.

Aun así, Emely cree que queda mucho por hacer todavía. Queda una labor de sensibilización y concienciación a muchos miembros de su comunidad que todavía dependen de los cultivos de arroz y maíz. Actualmente, solo un barangay (un distrito) de la comunidad está llevando a cabo la producción de verduras. Ella va a seguir luchando para que esta situación cambie y así poder ayudar a que toda su comunidad tenga un futuro mejor.