↑ Blog

Historias con onda expansiva: solidaridad frente al Covid en Guatemala

Codespa en Guatemala

Hacía tiempo que no pasaba por nuestra oficina de Madrid el delegado de algún país en que trabajamos. Hace pocos días tuvimos la alegría de ver a Ignacio Zalbidea, delegado de CODESPA en Guatemala. Por lo que nos contó, se puede decir que –de alguna manera– la crisis del covid19 ha acelerado los proyectos de desarrollo rural en ese país. Os explicamos por qué, con palabras de Ignacio:

“La situación, sobre todo en las primeras semanas de confinamiento, fue muy dramática. La gente decía: Nos da igual el virus; estamos acostumbrados a vivir con enfermedades. Lo que necesitamos es no morirnos de hambre. Empezamos a darles información fiable sobre el virus y las medidas de prevención.

Nos pusimos el chaleco de ayuda humanitaria –en sentido literal– y apoyamos a otras organizaciones especializadas (el Programa Mundial de Alimentos, la FAO…). Era necesario hacer frente al hambre estacional. Trabajamos muy bien coordinados y de acuerdo con la administración pública”.

“En cuanto al trabajo de CODESPA, tuvimos que reinventarnos. Nuestro equipo ha sido capaz de hacer malabares para aportar soluciones. Y los no se han detenido en plena crisis del covid. Del equipo surgió la iniciativa de recurrir a los fondos revolventes (recursos entregados a crédito a interés 0 para dedicarlos a compra de emergencias) y de gestionar salvoconductos que nos permitieran acceder a las zonas donde estamos trabajando. En Guatemala los técnicos del equipo son muy jóvenes. Me llevé una sorpresa cuando llegué a uno de los lugares donde trabajamos, y vi que habían conseguido prescindir del uso del papel: habían introducido códigos QR para la gestión, evitando posibles contagios y acelerando además los procesos”.

Ignacio cuenta cómo los campesinos que participan en los proyectos han demostrado su capacidad de salir adelante y de incluir en esa dinámica a comunidades vecinas:

“En la oficina, recibíamos llamadas de beneficiarios que querían contar con nuestra opinión, antes de llevar a cabo sus iniciativas. Son gente emprendedora y solidaria: ¿Podemos abrir un nuevo grupo de ahorro y crédito? ¿Podemos hacer una donación a una madre de familia que está en una situación difícil? Ellos mismos sacaron adelante a sus vecinos. De alguna manera, han replicado la actitud de los técnicos de CODESPA.

Por eso, en este proyecto más que nunca hemos visto la esencia de nuestra forma de colaborar. CODESPA pone la semilla de la formación y la inversión inicial, pero la gestión ha sido de las familias beneficiarias, que son las protagonistas de esta historia. Es increíble: el 98% ha devuelto en semilla lo que se la cooperativa de ahorro les había dado (en crédito) hace 8 ó 10 meses”.

“En estos meses de enorme dificultad, además, 35 mujeres han iniciado emprendimientos  en un nuevo eslabón de la cadena de valor de la miel, produciendo dulces artesanales. Sus productos los compra el Gobierno para el desayuno escolar, pues en Guatemala los niños desayunan y comen en el colegio.

En medio de todo esto, no hemos querido abandonar la formación. Tardamos el doble en impartir los contenidos, pero seguimos reuniendo a grupos representativos; esas personas que harán llegar el mensaje a los demás. Se ve que esta idea de la formación como inversión también va calando. En los grupos de ahorro y crédito, hay jóvenes ahorrando para poder pagarse los estudios. Eso nunca lo habíamos visto”.

Cuando preguntas a Ignacio que haga un balance de su vida en Guatemala, dice:

“Lo mejor de mi trabajo es algo que no consta en ningún informe, que no se recoge en ningún indicador. Recuerdo a una mujer a la que conocí al poco de llegar al país. Es una auténtica líder; la gente de su comunidad la escucha y busca su opinión en los negocios. Cuando la vi la primera vez, apenas levantaba la vista del suelo y hablaba tan tímidamente que apenas podía escucharla. Escenas así te hacen recordar por qué estás aquí. Para mí es una cuestión vocacional; siempre he querido dedicarme a la promoción del desarrollo”.


Comentarios