↑ Blog

Un e-commerce para las artesanas colombianas ante la pandemia

Marleny Yule rec

Desde 2012 trabajamos con mujeres indígenas del norte del Cauca para que tengan la oportunidad de consolidar su empresa social Enredarte y así obtener ingresos. Son mujeres que luchan cada día por sacar adelante su familia y aportar ingresos en su hogar para mejorar sus condiciones de vida. Elaboran artesanías con sus propias manos y, a través de esta empresa social, se unen para venderlas en el mercado local.

Ahora, estas mujeres, se encuentran confinadas por la situación provocada por el COVID-19. Latinoamérica era de las regiones que, hasta el momento, se habían visto menos afectadas por la enfermedad pero ya están aumentando los casos. Hay 24.104 confirmados y 803 fallecidos. De momento, Colombia ha prorrogado la cuarentena hasta el 30 de junio.

Todos nos estamos viendo afectados por esta situación y las familias vulnerables ven cómo sus ahorros se acaban y no obtienen ingresos. Nos lo cuentan María, Fabiola y Marleny.

María Albenis: “En este momento, está afectando mucho el COVID-19 a nuestra comunidad. Yo soy artesana y trabajo en Enredarte. No estamos obteniendo ingresos. Hacemos artesanías, bolsos…y con esta situación no compra nadie. Al no tener dinero, no podemos comprar jabón ni alimentos. Nosotros vivimos al día, con lo que ingresamos diariamente y si no podemos trabajar, no tenemos opciones. Hay niños, jóvenes y adultos en nuestra comunidad que ahora mismo no tienen acceso a bienes de primera necesidad y estamos viendo opciones de ayuda. Muchas gracias a todo el que nos pueda ayudar”:

Marleny Cuenca: “En Corinto entre las medidas de precaución está el aislamiento que nos afecta mucho como porque no podemos vender, hacer exposiciones…En estos momentos nos encontramos mal económicamente y la situación rural y urbana es precaria”.

Fabiola Coicue: “Con esta crisis que nos viene encima, estamos mal…Estamos confinados y solo podemos salir a comprar lo básico. Nosotros no tenemos dinero, vivíamos de los bolsos que vendíamos y aunque tenemos productos en las vitrinas, no podemos salir a venderlos. Tampoco podemos reunirnos para tejer. Estamos viviendo de nuestros huertos pero esto no es suficiente. Además, hay violencia de nuevo en la calle y el Ejército está controlándolo todo”.

Adaptamos su venta a la nueva realidad por el COVID-19

El COVID-19 está provocando que tengamos que adaptarnos a una nueva realidad. Es el caso de estas artesanas que, al no poder salir a la calle a vender sus productos, necesitan nuevas herramientas con las que comercializar y así obtener ingresos que les permitan adquirir productos básicos.

Conscientes de esta situación, estamos trabajando para que la red de artesanas Enredarte venda a través de las redes sociales. Estamos llevando a cabo formaciones vía whatsapp, entregaremos equipos y les daremos acceso a internet para que pongan en marcha su e-commerce.

Seguimos ayudando a las familias para que dispongan de alimentos en medio de esta pandemia. Las personas más vulnerables no disponen de recursos económicos para hacer frente a la crisis. Estamos adaptando nuestras iniciativas para que accedan alimentos y bienes de primera necesidad.

Conoce el resto de nuestras iniciativas aquí.

 


Comentarios