↑ Volver a Inicio

La crisis sanitaria está golpeando las economías y sistemas democráticos más sólidos. Miles de familias se han quedado sin ingresos y parece que el camino de vuelta a la “normalidad” y a la ansiada recuperación, será largo y estará lleno de incertidumbres.

Pero, ¿qué va a pasar con la población más vulnerable? Millones de personas viven en países donde el sistema sanitario es deficiente, carecen de coberturas sociales y no disponen de recursos económicos para hacer frente a la crisis.

Lugares donde el acceso a los alimentos, a los servicios de salud y a un empleo digno eran ya, incluso antes del COVID-19, un reto para gran parte de su población. Las preguntas sobre el futuro que se hacen hoy las familias de esos países, siguen siendo las mismas que ayer, pero por desgracia, las respuestas son en este momento mucho más complejas y difíciles de encontrar. Según datos del Banco Mundial, el COVID-19 causará probablemente el mayor incremento en la pobreza global desde 1998, que arrastrará a 49 millones de personas a la extrema pobreza en 2020.

La misión de CODESPA es estar al lado de esas personas que más lo necesitan, entender los retos sociales que se derivan de esta situación y proponer soluciones adaptadas a las circunstancias en las que viven. Actualmente, más de 80.000 personas se benefician del trabajo de la fundación, al participar de sus proyectos, que tienen lugar principalmente en entornos rurales de Iberoamérica, África y Asia. Todas esas personas se están viendo afectadas por el COVID-19, cuyo impacto se hace notar en sus hogares y actividades productivas.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) ha advertido que, como efecto del covid-19, 265 millones de personas podrían verse empujadas a la inseguridad alimentaria aguda, –es decir, que tendrían problemas graves de alimentación-, casi duplicando el total del año pasado.

El sentido de la misión de CODESPA cobra mayor importancia en esta situación de emergencia, para que las familias más vulnerables de esos países puedan acceder a alimentos y otros productos básicos en este nuevo contexto de mayor fragilidad económica.

Nuestro compromiso para que ninguna despensa quede vacía

Los ingresos de las familias que participan en nuestros proyectos dependen fundamentalmente de su trabajo diario. Viven al día y carecen prácticamente de ahorros. El frenazo de la actividad económica ha puesto en riesgo su capacidad para comprar alimentos, medicamentos y acceder a otros servicios básicos, como luz y agua. Además, en zonas rurales, como efecto de la situación de emergencia y la falta de abastecimiento, los precios de los productos de la canasta básica (semillas, harina, sal, leche, así como productos de higiene, etc.) se están elevando.

Para preparar a las poblaciones rurales a disponer de lo esencial durante el periodo de emergencia, CODESPA ha empezado a facilitar liquidez a través de las cooperativas y grupos de ahorro con las que trabaja. Pondremos a disposición de las familias 80.000 € a través de préstamos sin intereses, para gastos de emergencias y compra de alimentos.

El sustento de pequeños productores agrarios

Apoyar a los pequeños productores para que puedan mantener sus actividades agrícolas es de vital importancia para mitigar los efectos de la pandemia en la población más vulnerable y garantizar su acceso a alimentos. Facilitar semillas y herramientas para la siembra en condiciones asequibles, les permitirá mantener sus cosechas y obtener los ingresos imprescindibles para poder vivir.

Gracias al crédito a cero interés y a un año de vencimiento, al que accederán a través de cooperativas con las que trabajamos, las familias campesinas podrán adquirir esos insumos necesarios para la siembra (semillas, herramientas, fertilizantes…) en condiciones muy ventajosas. Más de 80.000 familias tendrán acceso a estos créditos que van dirigidos a llenar sus despensas de alimentos.

Prevención para proteger a las familias

La mayor parte de la población a la que atendemos vive en zonas alejadas y no reciben información sobre higiene y saneamiento que les permita prevenir la enfermedad y saber cómo actuar en el caso de ser infectados.

Nuestros equipos en el terreno están explicándoles las medidas de prevención de la enfermedad, higiene y distanciamiento adecuadas. Al haberse limitado sus movimientos, CODESPA está utilizando otros sistemas para mantener una comunicación fluida con las familias, a través de plataformas de envío de SMS, como es el caso de Emilpa grupos de Whastapp o cuñas en las radios municipales en lenguas indígenas.

Casi 4.000 personas ya han recibido información relacionada con la emergencia sanitaria y sobre la evolución de la situación (toque de queda, horarios mercados, etc.). También les damos a conocer programas de ayuda gubernamentales y cómo acceder a ellos a través de sus municipios.

Únete al reto #ningunadespensavacía

El acceso a alimentos y bienes de primera necesidad es 100% indispensable para las familias. Nuestro objetivo es lograr 50.000€ más para poder atender las necesidades de las familias en los próximos meses.Tu donación es vital para garantizar que ninguna despensa quede vacía.

¡Dona!

¿Qué lograremos?

Multiplicar las campañas masivas de concienciación en comunidades rurales para prevenir que el COVID-19 se propague. ?

 

arrozAumentar el número de microcréditos que garanticen más liquidez a las familias, destinada a bienes de primera necesidad.

 

agricultor

Proveer granos básicos, fertilizantes y asistencia técnica que garantice las próximas cosechas de los campesinos.