↑ Blog

Ayudamos a 47 318 personas en Filipinas en su adaptación al cambio climático

Filipinas

Filipinas es un país con grandes oportunidades y recursos, en el que nuestra experiencia junto a las comunidades rurales, nos muestran la lucha, el esfuerzo y el trabajo de la gente para tratar de salir de la pobreza, así como los grandes logros que se han ido alcanzando.

Es un país azotado, frecuentemente, por fenómenos naturales que arrasan las tierras de los cultivos y otros medios de vida, destruyen hogares y hacen que la población tenga que reconstruir su vida.

Con el objetivo de contribuir a mejorar las condiciones de vida de estas comunidades, junto a Intered y FRS hemos trabajado en tres áreas: gobernabilidad y participación ciudadana, salud y saneamiento y generación de oportunidades y medios de vida. Cada una de estas áreas es estratégica y complementaria entre sí para reducir la vulnerabilidad y mejorar la capacidad de adaptación al clima de los agricultores.

Hemos formado a 273 personas en finanzas y gestión de negocios y a 190 en diversificación de la producción. Se han formado 35 grupos de ahorro y se han puesto en marcha 20 micronegocios.

Tras cuatro años de trabajo de nuestros equipos locales junto con las comunidades, ya tenemos resultados en cada uno de nuestras áreas de actuación.

Hemos impulsado la mejora de las capacidades en los gobiernos locales para reivindicar el derecho de las comunidades a ser asistidas por el sector público en situaciones de emergencia. 98 organizaciones de la sociedad civil, ya forman parte de los Consejos de desarrollo de los barangays y hemos formado a 280 oficiales de gobierno en legislación para el buen gobierno.

Hemos facilitado y asegurado el acceso a agua potable y servicios de higiene y salud, construyendo 15 sistemas de agua potable y hemos instalado 52 letrinas.

Hemos desarrollado habilidades e iniciativas para que las comunidades sean resilientes y generen ingresos a través de emprendimientos productivos y negocios inclusivos. Hemos formado a 273 personas en finanzas y gestión de negocios y a 190 en diversificación de la producción. Se han formado 35 grupos de ahorro y se han puesto en marcha 20 micronegocios.

88 000 barangayes cuentan ya con equipamiento para la reducción de los desastres naturales, 9 452 familias han sido atendidas y 35 hogares acceden a un plan de preparación ante desastres. Además, hemos organizado 58 simulacros para enseñar a las comunidades a reaccionar ante un fenómeno natural.

Tras el intenso trabajo de los equipos y, sobre todo, de las comunidades que han participado en la experiencia, tenemos el convencimiento de que el enfoque de trabajo en alianza y desde distintas áreas de acción, contribuye a que personas, familias y comunidades, estén más unidas y más preparadas para afrontar las circunstancias que derivan de su alta exposición a los fenómenos climáticos extremos que forman parte de su vida.

Hemos ayudado a que 47 318 personas sientan la esperanza de tener un futuro mejor

En la publicación “Comunidades resilientes al cambio climático. Estrategias de trabajo en alianza en Filipinas” compartimos nuestro aprendizaje para generar conocimiento sobre cómo acompañar a poblaciones que viven en estos contextos.


Comentarios