↑ Blog

El papel de CODESPA en negocios inclusivos en países en vías de desarrollo

Para crear una cadena de valor que incluya a comunidades vulnerables hace falta un proyecto en el que la ONG esté involucrada. ¿Por qué? Porque la empresa puede encontrarse problemas a la hora de desarrollar esa cadena que no pueda resolver por ella misma.

Para empezar, hay dos cadenas en el proceso. Una cadena de provisión que es la que va desde el productor a la empresa y, otra cadena que es la de distribución, que es la que va de la empresa al cliente. Es evidente que los mayores problemas a los que nos enfrentamos se encuentran en la cadena de provisión ya que, normalmente, las empresas que entran a formar parte de un proyecto, ya tienen desarrollada la cadena de distribución.

Pongamos un ejemplo concreto. Se trata de un negocio inclusivo que vamos a poner en marcha en la zona del Cauca, en Colombia. La alianza entre CODESPA, Minka dev y ALSEC, junto con el apoyo de AECID, nos permitirá escalar el modelo de FRUCAP. Un negocio inclusivo dirigido a extender la vida útil de frutas y verduras, transformándolos en alimentos micro encapsulados que permitan satisfacer las necesidades nutricionales de niños y madres gestantes, a la vez que desarrollar una cadena de aprovisionamiento que mejore los ingresos de poblaciones en situación de vulnerabilidad.

Centrándonos en la cadena de provisión vemos que es complicado ya que la empresa tiene una tecnología innovadora, muy cara, que está situada en una sola planta en el país, no teniendo una logística descentralizada. Llevar la producción de campesinos pobres y alejados hasta la fábrica, cuesta dinero. Estos campesinos no tienen dinero para poder hacerlo posible. Si quisieran adelantar el coste del transporte para llevar la fruta, en este caso naranjas, a la empresa, deberían de contar con una microfinanciera que les adelantara el dinero para eso. Pero esto no existe en Colombia; el sistema microfinanciero no ha llegado a estas zonas tan alejadas.

Aquí es donde desde CODESPA aportamos nuestro valor. Por un lado, en cómo hacer llegar la producción de los campesinos a la empresa – cumpliendo esta con las características que pide la empresa – y, por otro lado, cómo hacer que estos campesinos cuenten con recursos suficientes para que puedan adelantar el transporte, la logística. Y, por supuesto, ver cómo se va a hacer el pago a los productores.

Se trata de agricultores pobres que no pueden permitirse que les paguen cuando el producto ya haya llegado a la empresa, haya comprobado su calidad y ésta haya hecho un primer ingreso. El campesino se encuentra que debe hacer frente a muchas necesidades en todo ese tiempo. Piensa que no le merece la pena todo esto y termina quedándoselo para comer o vendiéndolo de otra forma, a través de mercados informales, con precios muy bajos. Desde CODESPA trabajamos en este tema que, a veces, es invisible pero que cuando las empresas quieren trabajar con productores vulnerables, lo tienen que considerar.

Por otro lado, como la mayoría de las empresas ven a estos productores con un gran componente de riesgo, no están dispuestos a adelantar la compra. Desde CODESPA hacemos la gestión de acercar a estos agricultores con bancos del país para que puedan contar con crédito.

Pero nos encontramos con otro problema. También estos bancos consideran a estos productores como clientes de riesgo. Entonces, ¿qué hacemos? Damos una garantía de dos tipos. Primero, el acuerdo con la empresa y, segundo, que desde el proyecto pagamos asistencia técnica durante dos años a estos campesinos. De esta forma se reduce la percepción de riesgo del intermediario microfinanciero. Eso es clave. Con este crédito, el campesino puede adelantar el transporte y así puede trabajar con la empresa privada.

Por último, también trabajamos para que los campesinos se unan y formen cooperativas. La empresa privada en vez de tener a todos los agricultores por separado, como proveedores, prefiere tener solo a uno. Así que creamos y fortalecemos una pequeña cooperativa entre los campesinos para que así puedan facturar a la empresa como uno solo, gestionen toda la cosecha (pudiendo obtener precios más justos por sus productos) y que sirva como un único intermediario con la empresa.

En resumen, cuando las empresas quieren trabajar con comunidades vulnerables, hace falta otro ente que son las ONG, cuyo rol es justamente cubrir esos riesgos, esa asistencia técnica y esas infraestructuras intermedias que no existen y que permiten que empresas y comunidades vulnerables puedan trabajar juntas. Esto es lo que impulsamos desde CODESPA en nuestra línea de negocios inclusivos tanto en Colombia como en otros países en vías de desarrollo.