↑ Blog

Sebastiao, escuelas de futuro para Katabola

Sebastiao, escuelas de futuro para Katabola

Sebastio nación en Katabola, un pequeño pueblo que forma parte de la cooperativa Katapi, donde la principal actividad de cultivo son el maíz, las habas y la soja. En Katabola, Sebastiao y sus vecinos construyen las casas con ladrillos de adobe, hechos de barro y paja; al igual que otros muchos pueblos cercanos.

Perdieron su legado, su memoria agraria

27 años de guerra han provocado que todos los conocimientos que tenían sobre agricultura, desaparecieran. Los padres se veían obligados abandonar sus casas, sus tierras…, sin poder transmitir a sus hijos su cultura, ni sus conocimientos. Las futuras generaciones han perdido unos conocimientos que les pertenecían.

Las escuelas de campo se convierten en la oportunidad que necesitan. No solo aprenden a cultivar, a diversificar sus cultivos, nuevas técnicas…, también aprenden a aprovechar esos cultivos como la soja. Este se convierte en un alimento perfecto para lucha contra la desnutrición, siendo la leche de soja un alimento perfecto para los niños de la comunidad.

Sebastio nos cuenta: “Antes, cada campesino podía cultivar 2, 3, 4 hectáreas pero en la cosecha se podía recolectar un saco de 50 a 100 kg, a lo máximo. Pero en las escuelas de campo, con la teoría y práctica estamos viendo que los agricultores mejoran, porque en una hectárea pueden ahora recolectar de 2 a 3 toneladas”.

El acceso a la formación y educación es un derecho universal, que queremos llevar a través de las escuelas de campo. Ayúdanos a que la cooperativa de Sebastiao no sea la última. Colabora en AngolaHelpView.com.

 

 

 

La AECID es parte financiadora de este proyecto dentro del Convenio ‘Apoyo a la reconstrucción y fortalecimiento de la paz mediante la mejora de la formación profesional, la inserción laboral y la creación de condiciones para el desarrollo socioeconómico en Angola’.
logo-aecid.jpg