↑ Proyectos

Oportunidades para la mujer: porque ellas pueden acabar con la pobreza

> Qué nos impulsa a desarrollar el proyecto

Impulso

796 millones de personas no saben leer, ni escribir. 2/3 de ellas son niñas y mujeres.

> Qué objetivos queremos alcanzar

Beneficiarios

Beneficiarios

Niñas y mujeres.

Oportunidad

Oportunidad

Igualdad para tener las mismas oportunidades.

Impacto Economico

Impacto Economico

Siendo la mujer la responsable de llevar los ingresos al hogar, aumenta en 20 veces la probabilidad de supervivencia de los niños.

Impacto Social

Impacto Social

Si todas las mujeres terminasen de estudiar secundaria, se reduciría en un 49% la mortalidad infantil, salvando 2,8 millones de vidas.

Rotador

A 1 de cada 5 niñas se les niega la educación debido a barreras culturales, pobreza, guerra o un largo etcétera de obstáculos con los que se encuentran nada más nacer. Barreras que han negado la igualdad de género a millones de niñas y mujeres, causando que de los 796 millones de personas que en el mundo no saben leer, ni escribir, 2/3 de ellas sean mujeres.

Y esto es real, hablamos que al 50% de la población se le niegan las mismas oportunidades que al otro 50% por haber nacido mujer. Una desigualdad que les acompaña a lo largo de toda su vida. Les prohíben ir a las escuelas: mientras que sus hermanos asisten, ellas se ven obligadas a andar durante horas para llevar agua a su familia o hacer otros muchos trabajos domésticos o en el campo.

En otras ocasiones, sus vidas se ven truncadas por matrimonios concertados. Su desarrollo social, su salud se ven afectados y sin acceso, a los cuidados, medicamentos y servicios recomendados; causando al día 800 muertes debido a complicaciones en el embarazo o en el parto.

Barreras que aumentan cuando van creciendo; no pueden tener la tierra que trabajan a su nombre o comprar herramientas que necesitan para sus cosechas, lo que provoca que sus cultivos lleguen a ser un 66% menos productivos que los de un hombre, que vive a menos de 50 metros. Pero esta diferencia no solo se ve en las zonas rurales, cuando una mujer, en cualquier país, encuentra un trabajo gana entre un 10 y 30% menos que un hombre.

Ningún país ha alcanzado todavía la plena igualdad de género: colabora para cambiarlo

A pesar de que ningún país ha alcanzado la igualdad de género, esta situación se agrava en zonas rurales en países en desarrollo, donde las mujeres viven en condiciones de pobreza y vulnerabilidad. Esto les impide salir de la pobreza y alcanzar su independencia económica y social.

Así, por ejemplo, mientras en Francia el 97% de las mujeres tienen acceso a una cuenta bancaria; en el Chad menos del 7% de las mujeres tienen una cuenta (casi el 40% los hombres).

Ellas son las encargadas de cuidar sus hogares, de alimentar a sus hijos y miles de trabajos que mantienen la seguridad de su hogar. Sin embargo, la sociedad no se lo reconoce.

Desencadenemos el potencial de la mujer

Todo comienza por la educación, acceder a ella desencadenará su potencial. Si les damos las herramientas necesarias no solo lucharán por ellas, tendrán la capacidad de luchar por sus hijos y convertirse en el principal agente de la lucha contra la pobreza.

  • Si todas las mujeres estudiasen secundaria, se reduciría un 49% la mortalidad infantil, salvando 2,8 millones de vidas.
  • Dando a las mujeres agricultoras las mismas oportunidades que a los hombres, se podría reducir el número de personas que sufren hambre crónica entre 100 y 150 millones (12%. – 17%).
  • Si es la mujer la que lleva los ingresos al hogar, aumenta en 20 veces la probabilidad de supervivencia de sus hijos.

Ayudar a las mujeres es ayudar a todos

“Está demostrado que las comunidades que dan a sus hijas las mismas oportunidades que a sus hijos tienen más posibilidades de éxito. Eso es así en América y en Kenia”, Barack Obama

Desde CODESPA creemos que debemos empoderar a las mujeres y las niñas, darles acceso a las mismas oportunidades que cualquier otro hombre y niño. Por ello trabajamos para:

  • Garantizarles el acceso a una educación y formación de calidad.
  • Favorecer su incorporación laboral a través de las herramientas necesarias para poder cultivar sus propios cultivos o desarrollar un trabajo en condiciones dignas, tanto de forma autónoma o a cuenta de terceros.
  • Impulsamos su inclusión financiera a través de microcréditos que les permiten empoderarse.

Queremos vivir en un mundo donde todas las mujeres y las niñas tengan las mismas oportunidades de progresar, tener poder y seguridad. Pero no podemos lograrlo si se excluye a la mitad de la población, necesitamos la ayuda de todos.

Conviértete en oportunidad y dona.