↑ Proyectos

La cooperativa de caña que ha roto las cadenas de la esclavitud de la mujer

> Qué nos impulsa a desarrollar el proyecto

Impulso

El 90,09% de la población rural es pobre. Existe una continua violación de los derechos de la mujer.

> Qué objetivos queremos alcanzar

Beneficiarios

Beneficiarios

14 mujeres

y sus familias.

Oportunidad

Oportunidad

Caña

de azucar.

Impacto Economico

Impacto Economico

Acceden

al mercado en condiciones justas.

Impacto Social

Impacto Social

Alcanzar y proteger los derechos de la mujer.

Rotador

La cooperativa de caña que ha roto las cadenas de la esclavitud de la mujer

La cooperativa de caña que ha roto las cadenas de la esclavitud de la mujer

Al igual que otros muchos países, en Ecuador la pobreza es mayor en las zonas rurales. En la provincia de Chimborazo, cantón Cumanda, el…
↑ Ver todos los Proyectos
La cooperativa de caña que ha roto las cadenas de la esclavitud de la mujer
Trabajamos junto a ellas
Trabajamos junto a ellas

Al igual que otros muchos países, en Ecuador la pobreza es mayor en las zonas rurales. En la provincia de Chimborazo, cantón Cumanda, el 90,09% de la población rura es pobre. Estos altos niveles de pobreza provocan que los derechos de la mujer sean más vulnerados.

Este es el caso de la pequeña cooperativa Biocaña, una cooperativa formada por 14 mujeres valientes. Las familias sobreviven de algunos pequeños cultivos y de la crianza de pequeños animales.

Sin acceso a servicios básicos y una formación que les permita cambiar su futuro, estas mujeres vieron en la caña de azúcar la forma de construir una nueva vida. Sin embargo, cada vez que se acercaban a los compradores, se aprovechaban de ellas. No les pagaban precios justos por sus productos, aprovechándose de que son mujeres pobres. No es justo.

Las mujeres reciben 79,1% de ingresos menos que los hombres

La cooperativa “Biocaña” se ha convertido en una herramienta para romper las cadenas de la esclavitud de la mujer. 14 mujeres la dirigen y aportan sus propias cosechas de caña de azúcar, además de comprar caña a otros campesinos de la comunidad, compartiendo así los beneficios de la organización con otras familias pobres.

Ellas mismas la tratan y hacen todo el proceso para obtener una panela natural, con certificación orgánica. Desde CODESPA les estamos ayudando en este proceso, el objetivo es que puedan cumplir con todos los requisitos sanitarios y de embalaje, para que puedan vender la panela orgánica en el mercado ya sea local o nacional.

Además, les hemos ayudado a crear una marca, que ahora pueden comenzar a comercializar. Nuestro objetivo es que puedan llegar a estos intermediarios en condiciones mejores de negociación y que no sean engañadas. Este proceso está fortaleciendo a estas mujeres, les está dando voz y poder de negociación, para que sus derechos no vuelvan a ser ‘violados’.

Ahora su sueño es ambicioso, tienen esperanza de que todo puede cambiar. Quieren aumentar su producción, quieren que su marca sea conocida e incluso pase las fronteras de Ecuador.

Tú puedes ayudarles a que ese sueño se haga realidad y su voz no se apague en el olvido. Dona.