↑ Blog

Aicha, una historia real llena de esperanza. #unahistoriaquecontar

Aicha, una historia real llena de esperanza. #unahistoriaquecontar

Cada día lo tengo más claro, cuando hablamos de nuestros proyectos, cuando hablamos de las barreras que las personas más vulnerables se encuentran…, no podemos hablar sólo de números. Por encima de esos números están las personas y sus historias, sus logros y aquello que no podemos contar, que no sabemos cómo será, su nuevo futuro.

Con este objetivo, hace unas semanas fuimos a visitar los proyectos que desarrollamos en Marruecos, buscando historias que pudieran convertirse en ejemplo, no solo para Marruecos, sino para todos y cada uno de nosotros.

Sin haber salido de Madrid, ya sabíamos que este viaje nos iba a sorprender ya que supimos de una historia que iban a contarnos, la historia de Aicha Rmila, #unahistoriaquecontar.

Aicha es una mujer de 33 años, que al igual que otras muchas mujeres marroquíes, diariamente se enfrenta a barreras que comienzan cuando son pequeñas; por ejemplo, el 73% de las mujeres de la región oriental de Marruecos no sabe leer, ni escribir. Como esta hay otras muchas barreras a las que se enfrentan.

Cuando visitamos a Aicha nos recibe en su casa que es, al mismo tiempo, su tienda. Un barrio más que humilde, se ve en las mismas calles y edificios, la situación en esta zona de la ciudad es más que complicada . Tras estar un rato con ella, sabemos que la siguiente pregunta es complicada, pero necesitamos hacerla: ‘¿Qué barreras te has encontrado como mujer divorciada?’. Su respuesta da sentido a todo nuestro trabajo, a todo lo que hacemos en ese barrio: ‘Muchas personas no saben que estoy divorciada porque si lo supieran, hablarían muy mal de mí y aquí la gente es muy dura’.

Gracias a la formación y apoyo que Aicha ha recibido a través de los cursos de formación que hemos impulsado desde CODESPA, ha creado una empresa y ha podido dejar esos trabajos que se veía obligada a hacer por 1,80€ al día, si cobraba . Ahora tiene poder de decisión en su propio futuro y cuando está con sus clientas, se le dibuja una sonrisa diferente, una sonrisa llena de esperanza. Por ello, cuando ves a Aicha sabes que este proyecto va más allá de esa empresa, trata del presente y futuro que está cambiando en cada una de las 390 mujeres que hemos ayudado:

  • Ahora Aicha tiene una independencia económica que le permite tomar sus propias decisiones, decidir sobre su propio futuro.
  • Confianza. Antes ocultaba que era una mujer divorciada y ahora tiene la fuerza suficiente de contárnoslo, a unas personas que éramos unos desconocidos hace una hora.
  • Libertad, una libertad ‘social’; se está convirtiendo en el cambio social de un barrio, en una de las primeras de un cambio necesario.

Aicha no sólo está trabajando por su propio futuro, sin saberlo se está esforzando por el futuro de otras muchas mujeres de Marruecos, se está convirtiendo en los primeros pasos de un gran cambio que no pueden recorrer solas.

En muchos países, miles de mujeres se encuentran en situaciones similares y se agrava en aquellas zonas donde la mujer no se encuentra en igualdad de condiciones, como Marruecos. Creemos que Aicha puede ser una inspiración para muchos y así, cada día, más mujeres puedan comenzar a escribir un futuro diferente, un futuro lleno de esperanza. Sin embargo, para que esto siga ocurriendo necesitamos tu ayuda, necesitamos que te conviertas en oportunidad y juntos, volvamos a ser la oportunidad que ellas necesitan.

 

La AECID financia el proyecto que desarrollamos en Marruecos dentro del Convenio “Mejora de la inserción sociolaboral de jóvenes y mujeres vulnerables mediante el fortalecimiento de los programas públicos de formación profesional en Marruecos”.

AECID